Ana de Sousa: La Reina Nzinga

Ana de Sousa. Dibujo de la colección de la Galería Nacional de Retratos de Londres. Wikimedia Commons

En la Angola del siglo XVII, la reina Ana de Sousa luchó con fervor por mantener a raya a los colonizadores portugueses, y fue una de las mujeres africanas más celebres por este motivo.

   Vivió dentro de una época donde el comercio de esclavos y el poder de los portugueses en su tierra era cada vez más fuerte, y el papel que tuvo su hermano como rey la llevaría hasta su destino.

   Ngoli, su hermano que hemos mencionado anteriormente, se empezó a rebelar contra el dominio de Portugal, pero fue derrotado. Nzinga (el nombre original de nuestra protagonista) acudió a tratar la paz con el rey portugués. A cambio, ella se convertiría al cristianismo y se llamaría Ana de Sousa quedándose al frente.

   Pero la paz no duraría mucho. Algunos dicen que fue por culpa del hermano, que volvió a lanzar ofensivas contra los portugueses y mató a un hijo de Ana empezando una guerra, mientras ella sólo miraba por la estabilidad de su pueblo. Por otro lado, otros comentan que fue Portugal quien rompió el tratado de paz y que Ana, tras no recibir ayuda de su hermano, se alió con el pueblo Jaga y lideró por si misma la guerra.

   Fuese cual fuese el motivo, los acuerdos con Portugal estaban rotos. Ana abandonó el cristianismo y atacó violentamente. De nuevo Portugal la ganaría en la batalla por el control del pueblo. La paz iba y venía, hasta que Ana creó lazos con los holandeses para intentar librarse de los lusos.

   Tampoco funcionó. Portugal sería el vencedor absoluto. Ana volvería a la religión católica y a la paz.  Y dentro de esta última estabilidad moriría de forma natural, a los 80 años.

Un ejemplo de lucha y resistencia por su pueblo, que llevó como bandera hasta el final de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *