Así era la educación de los niños en la Antigua Grecia

Música Antigua Grecia educación

En la Antigua Grecia, como en muchas otras civilizaciones, la educación estaba reservada para el género masculino. Las niñas tenían otro tipo de educación, como las labores domesticas, las cuales eran: cocina, aprender a tejer, y en ocasiones disfrutar del aprendizaje del cálculo, lectura y música. Todo esto era enseñado por el propio entorno familiar.

En Atenas la asistencia a las clases no era obligatoria, ya que cada padre podía dar la educación que quisiera a su hijo. Pero en el caso de asistir, éste no iría hasta la edad aproximada de siete años. Hasta llegar a tal edad, la propia madre, nodriza o alguien de la familia les preparaban con las primeras enseñanzas, las cuales se basaban en historias tradicionales, mitología e incluso antiguas leyendas griegas.

A los siete años aproximadamente comenzaba su formación cultural. Al pasar a la escuela los niños pasaban a las manos de un tutor o “pedagogo”, el cual se encargaba de dirigir, enseñar y acompañar al niño a la escuela y que éste no se saltase ninguna clase o se desviara de sus obligaciones. Una de las asignaturas era la de educación física. En ésta se les preparaba para pruebas atléticas, como las de lanzamiento de jabalina y disco, lucha, velocidad, salto de longitud y otras actividades físicas.

También incluían la educación musical, ya que los griegos pensaban que esto formaba parte de un momento espiritual, intelectual y artístico. La lira, la danza y el canto también se enseñaban. La verdad es que la educación era más artística que científica.

La educación literaria era una de las más importantes, ya que los niños aprendían el uso general de la escritura.

El aprendizaje de esta última asignatura empezaba por aprender a leer y luego a escribir. Los niños aprendían a leer en voz alta, y una vez aprendido seguían igual, siempre en voz alta. Esto era debido a que creían que la concentración era mayor y a consecuencia el aprendizaje era mucho más rápido.

En cuanto se aprendía a leer y escribir con cierta fluidez, se les enseñaba a memorizar versos de los poetas más influyentes, como Homero.

Para los griegos la música educaba el alma y la gimnasia entrenaba el cuerpo.

Los rasgos distintivos de la gimnasia en la Antigua Grecia eran tres: la total desnudez del atleta, los untamientos de aceite y el acompañamiento de oboe durante el entrenamiento.

En la segunda mitad del siglo V a.C. se produjeron innovaciones decisivas en la educación, gracias a la aportación de los sofistas (personas que enseñaban la sabiduría). Con el desarrollo de la democracia todos los alumnos querían dedicarse a la política, y esto condujo a la necesidad de desarrollar el arte de la oratoria y la persuasión.

Los sofistas asumieron el papel de educadores y enseñaban todo lo que se podía saber y que no se aprendía en la escuela como: geometría, física, astronomía, medicina, artes y técnicas, y en especial retórica y filosofía.

Una enseñanza avanzada pero poco igualitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *