Atlas: el titán que se convirtió en la cordillera del Atlas

Titán Atlas

En la mitología griega Atlas fue un poderoso titán. Hermano de Prometeo y de Epimeteo, los titanes responsables de la creación del hombre.

Debido a su enorme fuerza, Atlas fue nombrado comandante de los ejércitos del famoso Titán Cronos, en la lucha contra los dioses del Olimpo. La batalla fue conocida como “titanomaquia”. El ejército de los titanes fue derrotado y arrojado al Tártaro, un profundo abismo, situado más abajo que el propio inframundo, usado como mazmorra de sufrimiento y desesperación para los derrotados titanes. Pero Zeus guardó un castigo especial para Atlas. Éste debería sostener todo el peso del cielo sobre sus hombros.

Atlas y Perseo

Atlas, en su castigo de sostener la bóveda celeste, solía encontrarse con algunos héroes. Uno de estos encuentros fue con Perseo. Este héroe regresaba de enfrentarse a Medusa, el cual consiguió matarla. Cuando Perseo se lo contó a Atlas, éste no se lo creyó, así que Perseo le enseñó la cabeza de Medusa, la cual traía con el. Atlas miró a los ojos de ésta, y cumpliéndose la maldición de Medusa, Atlas se convirtió en piedra, convirtiéndose en la cordillera del Atlas.

En la actualidad, esta cordillera se extiende en unos 2500 km de largo, desde el noreste de África, pasando por Marruecos, Argelia y Túnez, y separando la costa del Atlántico y Mediterráneo del desierto del Sahara.

Un titán que fue doblegado por el gran dios de dioses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *