Edward Jenner: el invento de la vacuna

Edward Jenner

Edward Jenner fue un médico inglés creador de la vacuna contra la viruela y considerado el padre de la inmunología. Pero antes de conseguir este logro tuvo que superar críticas y mofas de personas que le consideraban un loco, o eso pretendían hacer parecer a la muchedumbre.

Nacido en Berkeley, Gloucestershire, a los 14 años fue aprendiz de cirujano local y luego se formó en medicina en la ciudad de Londres. En 1772, regresó a Berkeley y pasó la mayor parte de su carrera como médico en su ciudad natal.

Pero la gran epidemia de la viruela lo cambió todo. En esa época la viruela arrasaba, en especial a los niños, los cuales fallecían en un porcentaje abrumador: 3 de cada 10 fallecían por la enfermedad.

Edward Jenner empeñó sus esfuerzos en resolver el problema que acababa con toda población. Éste se dio cuenta de que las vacas contraían la viruela pero no les afectaba.

La teoría de Jenner era que las vacas padecían una enfermedad (viruela de las vacas), un virus casi igual a la viruela en los humanos, solo que en las vacas no era mortal. Además, la mayoría de la mujeres que se dedicaban a ordeñar vacas no padecían la enfermedad. Edward Jenner pensó que estas mujeres no se infectaban debido a que cogían la viruela de las vacas, y así ellas se hacían inmunes a la viruela que atacaba a los humanos. Jenner pensó que si inoculaba a un niño sano con la viruela de las vacas éste crearía una inmunidad a la enfermedad.

En 1796, llevó a cabo su ahora famoso experimento con James Phipps, de ocho años. Edward Jenner insertó pus tomada de una pústula de viruela de vaca en una incisión creada en el brazo del niño.

Posteriormente, Jenner demostró que el niño sano James Phipps se había convertido en inmune a la viruela gracias a su experimentación.

Estos resultados los presentó en la Royal Society (sociedad de científicos de Reino Unido) en 1797, pero la parte escéptica de este gremio sopesó que sus técnicas eran demasiado revolucionarias y que necesitarían más pruebas para poder aprobar su teoría.

Sin desanimarse y persistiendo, Edward Jenner experimentó con varios niños más, incluido su propio hijo de 11 meses. Hoy en día esos “experimentos” serian castigados con prisión.

Edward Jenner caricatura viruela

Jenner fue ampliamente ridiculizado. Los críticos, especialmente el clero, afirmaron que era repulsivo e impío inocular a alguien con material de un animal enfermo. Una caricatura satírica de 1802 mostró a las personas que habían sido vacunadas con cabezas de vaca y con deformidades brotando de sus cuerpos. Unas falsas acusaciones las cuales nunca ocurrieron, pero el clero no veía más allá de su religión e ignoraba a la ciencia, la cual si podía curar, al contrario que el rezo y las plegarias.

Pero las ventajas obvias de la vacunación y la protección que proporcionó ganaron, y la vacunación pronto se generalizó.

En 1798, los resultados finalmente se publicaron y Jenner cogió la palabra vacuna del latín ‘vacca’, es decir vaca. Jenner desarrolló la primera vacuna usando la viruela vacuna (del animal vaca), de ahí la palabra.

Jenner se hizo famoso convirtiéndose hasta el día de hoy en el hombre que más vidas ha salvado en la historia, a parte de ser el creador de la primera vacuna del mundo. Después de esto pasó sus últimos días investigando y perfeccionando la vacuna que el mismo inventó. Edward Jenner acabaría muriendo el 26 de enero de 1823 de una apoplejía.

Un visionario que persistió en su trabajo para poder salvar vidas humanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *