El caníbal de Uganda

Idi Amin Dada
Idi Amin Dada -Archivos Nueva Zelanda (Wikimedia Commons)

El caníbal de Uganda tenía nombre y apellidos, y fue un cruel dictador del siglo XX: Idi Amin Dada.

Había nacido en una pequeña aldea musulmana, y tuvo una niñez muy humilde. Gracias a su fuerte físico, acabó en el ejército británico. Cuando en 1962 Uganda consiguió la independencia de Gran Bretaña, dio un golpe de estado sangriento pero inmediato y se puso al frente. Muchos tenían la esperanza de que un gran cambio llegaría al país y tuvo el apoyo de los ingleses, puesto que pensaban que la democracia se abría paso, pero todo lo contrario…Idi Amin Dada quería un país a su medida.

Dentro de estas medidas, estaba el echar o matar directamente a cualquier enemigo, lamentarse de que Hitler no hubiese exterminado a todos los judíos o retransmitir los ajusticiamientos de sus oponentes (vestidos de blanco para que la sangre resaltara más, claro está).

Fue expulsado de Uganda y se exilió a Arabia Saudí en 1979. Tras su salida del país, unos frigoríficos sacaron a la luz su afición más monstruosa: estaban llenos de carne humana. El dictador era un caníbal.

No se conformaba con amputar extremidades, exhibir cadáveres, o torturar a sus esposas, sino que devoraba la carne y vísceras de sus enemigos. Leyendas cuentan que un ministro le llevó la contraria y fue servido de cena en un banquete… El mismo dictador dijo: “Me gusta la carne humana porque es más blanda y salada”.

Mató a más de 500.000 personas y dejó al país sumido en la más profunda ruina, pero sus últimos días los pasó en otro país rodeado de lujos y mujeres.

Nunca fue a la cárcel. Nunca pagó por lo que hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *