El incidente “OVNI” de Roswell

Nos remontamos al verano de 1947. En un rancho de Roswell, Nuevo México, el propietario descubre escombros “no identificables” en su pasto. ¿Qué era todo aquello? ¿Cómo había llegado hasta allí?

La imagen era confusa: un montón de materiales futuristas, brillantes, nada cotidianos, estaban esparcidos por el campo. El ranchero no dudó ni un segundo y llamó al Sheriff, que a su vez llamó a los soldados de la Fuerza Aérea. Esto últimos serían los encargados de recoger y transportar los restos hallados. La versión que se le dio a los habitantes del lugar para que se tranquilizaran es que un globo meteorológico había caído por accidente. Nadie creyó esta respuesta. Nadie nunca había visto ese tipo de material. ¿Quizás eran restos de un platillo volante extraterrestre?

El general de brigada Roger Ramey (izquierda) y el coronel Thomas J. Dubose (derecha) examinan los escombros del accidente de Roswell el 8 de julio de 1947. Observe el telegrama en la mano de Ramey y también observe que lleva un uniforme de gala durante el mes de julio en Nuevo México, sin aire acondicionado. La foto original fue tomada por J. Bond Johnson.
(Foto cortesía de Fort Worth Star-Telegram Photograph Collection, División de Colecciones Especiales, Bibliotecas de la Universidad de Texas en Arlington).

Además, si sumamos el hecho de que en la década de 1950 se produjeron raros experimentos del ejército en los campos, en los cuales tiraban muñecos de látex y aluminio de los aviones en caída libre y maniobras para rescatar a los cuerpos, hizo que muchísima más gente sospechara que algo raro estaba pasando y que el secretismo era bastante inquietante. La idea de que se estaban haciendo prácticas y experimentos ante “visitas extraterrestres” daba mucho miedo.

Pero todo tenía una explicación. Los experimentos con los muñecos no eran más que maniobras para comprobar y potenciar la supervivencia de los pilotos si tienen caídas en grandes alturas, y los restos del “globo meteorológico” en realidad pertenecían a un proyecto altamente clasificado y secreto: el proyecto Mogul.

Cartel CCCP

El proyecto Mogul creó materiales muy resistentes, con mucha ciencia y tecnología (que por cierto, se siguen usando hoy en día), que formaban parte de unos globos destinados a hacer de altavoz para escuchar a los soviéticos. En resumen, para espiarlos.

Si nos ponemos en el lugar del ejército, decir que era un “globo meteorológico” era una forma bonita y tranquilizadora de contar la historia, y sobre todo, de que no cundiera el pánico ni se supiera sus secretos de escuchas.

Pero no todo el mundo cree que fuera ningún tipo de los dos globos que hemos visto. La teoría OVNI está fuertemente arraigada, y hoy en día son miles (personas especialistas y aficionadas en extraterrestres) los que van a estudiar ese rancho cada año.

¿Será el Gobierno quien muestre la auténtica verdad algún día o la descubrirá el “turismo OVNI”?

Puntua nuestro Post
[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *