El menú: La Última Cena de Jesús y sus doce apóstoles

La última cena Da Vinci

La Última Cena que Jesús protagonizó con los doce apóstoles es la cena más famosa de todos los tiempos. Además de las traiciones posteriores y el desenlace final que sufriría Jesús, el cual ya sabemos, hoy intentaremos averiguar qué alimentos y elaboraciones se comieron en esa mesa.

Las teorías sobre los alimentos que se consumieron ese día son numerosas. Es verdad que la propia Biblia detalla el momento de ese día, pero nunca dicta el menú que se disfrutó.

Sólo hay dos cosas que sabemos con certeza que se sirvieron durante la cena, según las Escrituras: pan sin levadura y vino. Esta combinación es en realidad el origen del ritual cristiano de comunión, ya que Jesús le dijo a sus apóstoles que el vino representaba su sangre y el pan su cuerpo.

Y como plato principal el cordero es la teoría más aclamada. Como con el pan ácimo, el cordero, el cual se sacrificaba al instante, era también tradición de la Pascua.

Los alimentos básicos como el aceite de oliva y la miel siempre han sido abundantes en la región, por lo que probablemente estaban sobre la mesa. Los higos secos seguramente también estarían presentes. Secos, debido a que la fruta fresca no estaba todavía en época por las fechas de cultivo.

Otra de las teorías fue sacada a la luz por un grupo de arqueólogos italianos, Urciuoli y Marta Berogno, quienes determinaron que si la comida hubiera tenido lugar durante la Pascua, habría incluido cholent (un plato de frijoles guisados cocinado muy bajo y lento), aceitunas con hisopo, una hierba con sabor a menta, hierbas amargas con pistachos, y un caroset de dátiles (una pasta de frutos y nueces).

Es verdad que en el cuadro de “La Última Cena” de Da Vinci se puede observar la anguila en vez de el cordero, e incluso rodajas de naranja, pero es un cuadro pintado muy posteriormente y además es una interpretación del pintor, pero podrían ser otros platos que se pudieron consumir aquella noche.

Una cena que cambiaria el mundo tal y como se conocía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *