El origen del hombre lobo y el Rey Licaón

Puntua nuestro Post
[Total:0    Promedio:0/5]
Representación de hombre lobo (Pixabay)

En el año 8 d.C., el poeta romano Ovidio terminó su obra escrita “La metamorfosis”. Esta obra trataba y recogía relatos mitológicos procedentes del mundo griego.

En el primer título contó la historia del Rey Licaón, un hombre muy religioso y devoto, que llevó su pasión al extremo absoluto. Debido a su locura, se vio inmerso en actos de sacrificio de personas e incluso de bebés, los cuales derivaron en canibalismo.

Al empezar a comer carne humana, los dioses se ofendieron y le castigaron convirtiéndolo en hombre lobo. De esta manera los dioses le dieron lo que quería, comer carne humana, pero a cambio nunca volvería a obtener su forma humana. Para recuperar su cuerpo, debía dejar de cometer esta atrocidad durante diez años seguidos.

Cada vez que lo conseguía volvía a su ser natural, pero su depravación salía a relucir y volvía junto a los sacrificios, lo cual le convertía otra vez en hombre lobo.

En su desesperación, Licaón salía en cada luna llena y aullaba sin parar al dios Zeus, con la posibilidad de que este le perdonase.

Una historia que se convirtió en leyenda o que quizá fuera verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *