El verdadero Popeye

A la izquierda, Popeye. A la derecha, Frank Fiegel

Todos recordamos a Popeye: ese forzudo marinero, que comía espinacas sin parar. Su creador, Elzie Crisler Segar, lo lanzó en una tira cómica el 17 de enero de 1929.

En Cherter, (Illinois), la ciudad natal de Segar, había un hombre llamado Frank Fiegel o también llamado Frank “Rocky” Fiegel, el cual le había servido a Segar para poder inspirarse y crear a Popeye.

Frank era un hombre con un físico musculoso, de pequeña estatura, una barbilla muy prominente, con pipa de fumar y dado en meterse en peleas sin guantes.

La ciudad de Chester, también le sirvió a Segar para inspirarse en otros personajes. Olivia, la famosa mujer de Popeye, en realidad fue la señora Dora Paskel, una ciudadana muy delgada y alta, que siempre llevaba un moño en la nuca. Hasta Wimpy (Pilón), que siempre estaba comiendo hamburguesas, fue inspirado en el propietario del teatro J. William Schuchert (también residía en Cherter y le encantaba las hamburguesas).

Lápidas de Dora Paskel y Frank Fiegel

No se sabe muy bien si Segar reconoció su inspiración en estos personajes, pero el historiador de Popeye, Michael Brooks, dijo que Segar enviaba regularmente dinero a Frank.

Imaginamos que ese dinero enviado a Frank, era la respuesta de su reconocimiento como inspiración a su personaje Popeye.

Puntua nuestro Post
[Total:0    Promedio:0/5]

2 comentarios sobre «El verdadero Popeye»

  1. Interesante, grwcias por vuestro articulo.
    Una corrección nada mas: la foto de la derecha con la que ilustrais el articulo no es la del auténtico Frank Fiegel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *