Gavrilo Princip marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial

Gavrilo Princip

Gavrilo Princip nació el 25 de julio de 1894 en una familia de campesinos serbios de Bosnia. Princip fue entrenado en terrorismo por la sociedad secreta serbia conocida como Unión o Muerte, o coloquialmente nombrada como la “mano negra”.

El objetivo de esta organización era la destrucción del dominio austrohúngaro en los Balcanes y así poder unir a los pueblos eslavos del sur de la nación. La creencia para poder desarrollar esta táctica por parte de dicha organización era en un primer paso el intento de asesinar a un miembro de la familia Imperial de los Habsburgo o de algún funcionario de alto rango.

La “mano negra” se enteró de que el archiduque Francisco Fernando de Austria y heredero al trono austrohúngaro, como inspector general del ejército imperial, haría una visita oficial a Sarajevo en junio de 1914. En ese instante Gavrilo Princip y sus asociados revolucionarios planearon el posible asesinato del heredero en su propia visita en automóvil a Sarajevo.

El 28 de junio de 1914 uno de los asociados de Princip arrojó una bomba la cual rebotó y explotó en el coche de atrás del archiduque. Poco tiempo después, el propio Francisco Fernando de Austria pediría ir a visitar a los heridos por la explosión al hospital de la ciudad. Esa decisión seria su propia sentencia de muerte.

Princip estuvo atento al viaje del heredero al hospital. En una parada del vehículo, éste se acercó al mismo y con dos disparos, el primero hiriendo gravemente a Francisco Fernando, y un segundo tiro que rebotó y mató a Sofia, su esposa (la cual estaba embarazada), acabó con el matrimonio real. Ambos fallecieron casi al instante.

El acto de Gavrilo Princip dio al Imperio Austrohúngaro la excusa perfecta que ambos bandos buscaban: abrir hostilidades contra Serbia y así precipitar la Primera Guerra Mundial.

El Imperio Astrohúngaro responsabilizó a Serbia de tales hechos, y declaró la guerra el 28 de julio de 1914.

Después de un juicio en Sarajevo, Princip fue sentenciado el 28 de octubre de 1914 a 20 años de prisión, la pena máxima permitida para una persona menor de 20 años. Probablemente tuberculoso antes de su encarcelamiento, Princip se sometió a la amputación de un brazo a causa de la tuberculosis del hueso y murió en un hospital cerca de su prisión.

Un joven utilizado o no para la guerra de los poderosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *