Harald I: el primer rey de toda Noruega

Harald I

Nacido sobre el año 850 d.C., Harald I fue el primer rey en reclamar la soberanía sobre toda Noruega, una terea nada fácil, ya que el territorio estaba gobernado por muchos condes y jefes, pero sin un rey común.

Es verdad que obtuvo el control efectivo de los distritos costeros occidentales de Noruega, pero probablemente solo tenía autoridad nominal en las otras partes del “país”.

En su época fue considerado uno de los jefes guerreros más grandes de Escandinavia.

Hijo de Halfdan el Negro, gobernante de una parte del sudeste de Noruega y descendiente de la dinastía Yngling, la antigua casa real de Suecia, Harald sucedió a su padre a la temprana edad de 10 años. Una gran responsabilidad para un niño.

Creció para convertirse en el gobernante de las regiones que su padre le dejó, y encontró a una mujer a la que quería hacer reina. La bella dama en cuestión era Gyda, una princesa, hija del rey de Hordaland, un reino vecino al de Harald. No le sorprendió en absoluto la propuesta de matrimonio de Harald, pero la princesa lo rechazó, y le dijo que regresara cuando se convirtiera en Rey de toda Noruega.

Harald, decidido a casarse con la obstinada joven, comenzó su búsqueda para unificar los más de 30 reinos de Noruega. Hizo un voto de no cortarse el pelo ni peinárselo durante la búsqueda de lograr una Noruega unificada o morir en el intento.

Desde sus tierras ancestrales en el sureste de Noruega, Harald comenzó una serie de conquistas sobre los numerosos y pequeños reinos que Noruega comprendía. Una victoria aplastante en 872 d.C. en Hafrisfjord cerca de Stavanger lo convirtió en el rey de todo el país. Esta fue una de las batallas más decisivas en la historia medieval escandinava.

Monumento Harald I

Para cuando logró gobernar todo el país de Noruega, su cabello se había vuelto largo y espeso. La gente le había dado el sobrenombre de Harald Sufa, que significa “Harald Cabello Enredado”.

Como ya no estaba obligado por el voto, el cual prometió a la princesa, Harald se recortó y se cepilló su pelo largo y rubio, y pasó a ser conocido como Harald Fairhair, “Harald Cabello Hermoso”.

Después de eso, trajo a su princesa y ella acordó casarse con él, como se prometieron diez años antes.

El ahora rey de Noruega adquirió riqueza a través de su control del comercio costero, pero gobernó indirectamente a través de jefes menores en áreas distintas de su propio reino. Su mayor contribución gubernamental consistió en el desarrollo de las administraciones provinciales a través de tales jefes.

Su reinado fue largo y polémico, ya que su estilo de mandato era el de mano dura e impuestos excesivos.

Harald I vivió hasta los 83 años y tuvo entre 9 y 20 hijos, dependiendo de las fuentes que se lean, posiblemente con hasta 7 mujeres diferentes.

La información más confiable sobre la vida de Harald I está contenida en poemas contemporáneos escritos en Islandia en el siglo XIII. Su carrera también se describe en las obras históricas islandesas y noruegas de los siglos XII y XIII de confiabilidad cuestionable, siendo la más completa la escrita por el islandés Snorri Sturluson (muerto en 1241) en el Heimskringla.

Un joven rey que se convirtió en dueño de toda Noruega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *