La Capilla Sixtina: Una obra de arte

Capilla Sixtina Roma

Situada en el Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, con un interior de 40,9m de largo, 13,4m de ancho y unos 21m de altura, la Capilla Sixtina ha sido y es una de las grandes maravillas del mundo del arte.

La Capilla Sixtina originalmente servía como capilla de la fortaleza vaticana. Conocida como Cappella Magna, toma su nombre del Papa Sixto IV, quien ordenó su restauración entre 1477 y 1480. Esta capilla ha sido utilizada, más en la antigüedad, para celebrar diversas ceremonias papales. Actualmente es la sede del Cónclave, la reunión en la que los cardenales electores del Colegio Cardenalicio eligen a un nuevo Papa.

Pero por lo que más se conoce a la Capilla Sixtina es especialmente por su bóveda, la cual fue pintada por Miguel Ángel.

Durante el mandato de Sixto IV, un grupo de pintores renacentistas que incluía a Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli realizó dos series de paneles al fresco sobre la vida de Moisés y la de Jesucristo , acompañadas por retratos de los Papas que habían gobernado la Iglesia hasta entonces en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo en la zona inferior.

Estas obras fueron terminadas en 1482. Un año más tarde, Sixto IV celebró la primera misa en la capilla y la consagró a la Virgen María.

Cuatro Papas más tarde, y con Julio II a la cabeza de la Iglesia, en 1508 se le encargaba pintar la bóveda a Miguel Ángel. Éste terminaría la decoración en 1512, creando una obra de arte sin precedentes. Miguel Ángel no sólo pintó la bóveda, sino que entre 1536 y 1541 pintaría también la obra “El Juicio Final” en la pared del altar para los papas Clemente VII y Paulo III.

En la actualidad, con más de 25.000 visitas al día, la bóveda que pintó Miguel Ángel sigue atrayendo a las masas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *