La esvástica, un símbolo apropiado por el mal

La esvástica es un símbolo que fue utilizado en el siglo xx por uno de los hombres más odiados que jamás haya existido, un símbolo que ahora representa la masacre de millones de personas y una de las guerras más destructivas en la Tierra.

Pero Adolf Hitler no fue el primero en usar este símbolo. De hecho, se usó como un símbolo positivo y poderoso miles de años antes que él, en muchas culturas y continentes.

Para los hindúes y los budistas en la India y otros países asiáticos, la esvástica fue un símbolo importante durante muchos miles de años y, hasta el día de hoy, el símbolo todavía puede verse en abundancia: en templos, autobuses, taxis y en portadas de libros.

En el hinduismo se la usaba con los brazos apuntando tanto a la izquierda como a la derecha para señalar polos opuestos, como la luz y la oscuridad.

Esvástica en un mosaico romano del siglo II. Túnez

También se usó en la antigua Grecia y en Roma, y ​​se puede encontrar en los restos de la antigua ciudad de Troya, que existó hace 4.000 años. Los antiguos druidas y los celtas también usaron el símbolo, que se refleja en muchos artefactos que se han descubierto.

Fue utilizado por tribus nórdicas, e incluso los primeros cristianos utilizaron la esvástica como uno de sus símbolos, incluidos los Caballeros Teutónicos, una orden militar medieval alemana, que se convirtió en una orden católica puramente religiosa.

La apropiación de símbolos, debería de ser algo reprobable, y la historia debería de quitar esos miedos, por culpa de personajes históricos y políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *