La guerra biológica que masacró Europa

Khan mongol Jani Beg

En 1343 D.C, los mongoles estaban inmersos en sitiar la ciudad de Caffa (antigua colonia griega de Teodosia, actual Feodosia). Los genoveses habían convertido la ciudad en un puerto muy lucrativo y funcional, lo que crispaba al Khan mongol Jani Beg.

Desafortunadamente para el Khan, los genoveses consiguieron que las tropas de refuerzo llegaran a la ciudad y que el Khan mongol levantara el asedio.

La necesidad de controlar el puerto y la riqueza que conllevaba, hizo que el Khan volviese a intentar un nuevo asedio tres años después. En 1346 D.C y con los genoveses defendiendo la ciudad con uñas y dientes, los mongoles sufrían muchas bajas y no solo por la batalla , si no por la epidemia que sufría el campamento mongol por la peste bubónica.

Los cuerpos de los soldados mongoles infectados, empezaban a ser un problema y amenazaban con devastar el ejército maltrecho mongol.

La solución del Khan fue muy simple: en vez de enterrar los cadáveres o deshacerse de ellos de otra manera, decidieron poner a los muertos infectados en catapultas y enviarlos por encima de las murallas de Caffa. Los habitantes de la ciudad enfermarían y los mongoles conseguirían un sitio exitoso.

Representación medieval del asedio a la ciudad de Caffa

Los genoveses viendo el peligro intentaron deshacerse de los cadáveres echándolos al mar, pero las pulgas y piojos que estaban en las ratas y en las ropas de los muertos empezaron a infectar a la población a principios de 1347 D.C.

Los genoveses no eran los únicos que no pudieron controlar la epidemia. Los mongoles tuvieron que abandonar el asedio a Caffa porque la peste estaba destruyendo la totalidad del ejército mongol.

En cuanto los mongoles dejaron el asedio, a los genoveses les faltó tiempo para coger los barcos y abandonar la ciudad, llevándose con ellos la devastadora peste bubónica.

La primera parada de los barcos genoveses fue Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, la cual fue contagiada. Génova fue la última en caer en el viaje de huida de los barcos genoveses. Incluso cayó la propia metrópoli.

Recorrido de la peste, desde 1347 hasta después de 1350

La peste junto al calor que acechaba la primavera, en una Europa que no estaba acostumbrada a esta enfermedad, empezó a extenderse como la pólvora en una batalla. Solo el 20% de los contagiados se recuperaban, lo que estimó a 30 millones de muertos por peste bubónica y redujo Europa a la mitad de población en solo cuatro años.

Un asedio en una pequeña ciudad que casi destruye Europa.

Puntua nuestro Post
[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *