La historia del árbol de Navidad

Yggdrasil, árbol de la vida
Representación del árbol Yggdrasil. Wikimedia Commons

Muchos se preguntarán por qué en Navidad ponemos un árbol bien decorado en casi todas las casas. Pues sí, el árbol de Navidad también tiene su historia.

En los países del norte de Europa los habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del sol, la fertilidad, y señor de la vegetación. Este acontecimiento se realizaba en las fechas que ahora conocemos como la Navidad cristiana.  Para representar ese día se cogía un fresno perenne, llamado Yggdrasil. Cada parte de éste tenia un significado. La copa del árbol representaba la unión de los mundos: Asgard (el mundo donde habitaban los dioses nórdicos), Valhalla (sala donde se encontraba el dios de dioses, Odín), Midgard, Helheim, Niflheim, Muspellheim, Svartalfheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim. La parte que se escondía dentro del suelo, las raíces, eran consideradas el reino de los muertos.

Después de que los cristianos evangelizaran a los llamados infieles, estos mismos se adueñaron de esta fiesta y símbolo pagano, y lo convirtieron al cristianismo, eso sí, cambiando por completo la historia. 

Según los cristianos, San Bonifacio (evangelizador en Alemania), sin respetar absolutamente nada, cogió un hacha y cortó el árbol de los nórdicos. El Santo sustituyó el fresno por un pino perenne, el cual adornó con manzanas, que simbolizaban la fruta prohibida y las tentaciones humanas. También puso velas en las ramas del pino, para poder simbolizar la luz de Jesucristo. 

Hoy en día, los adornos mucho más modernos y seguros que en la época anterior, siguen teniendo casi los mismos significados que en la época de San Bonifacio.

La estrella que colocamos en lo más alto de nuestro árbol significa la fe que guía la vida del cristianismo, recordando a la estrella de Belén. Las bolas de Navidad sustituyeron a las manzanas, al igual que las luces, que gracias a la evolución son más seguras que unas peligrosas velas. 

También existen otras historias alternativas según la Iglesia católica y otras Iglesias cristianas. El 25 de diciembre es la fecha observada por los paganos de la Antigüedad como el día del nacimiento del hijo de la Madre de los Cielos, asociado con Nemrod y el dios del sol. Semiramis (Reina de Asiria) y sus seguidores sostenían que el 25 de diciembre un árbol siempre verde brotó durante la noche de un tocón seco en Babilonia , y que Nemrod volvería secretamente todos los años a la misma hora para dejar presentes en el árbol.

Pero con el fin de convertir a los pueblos paganos al cristianismo, la Iglesia Católica estableció el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús. Así, en lugar de celebrar a un dios pagano, se estaría celebrando al Dios judeocristiano.

Otra fiesta pagana apropiada por la avaricia de la Iglesia.

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *