La historia del Arca de la Alianza

El Arca de la Alianza

El gran misterio que nos dejó la Biblia y la Torá fue esta caja de madera chapada en oro.

Esta caja que supuestamente contiene: las Tablas de la Ley (se refieren a las dos tablas de piedra sobre las que Dios escribió los Diez Mandamientos que fueron entregadas a Moisés), la Vara de Aarón (Aarón era el hermano de Moisés) que hace alusión a quien debía liderar al pueblo de Israel hacia la Tierra prometida, y el Vaso de Maná (simboliza el alimento del pueblo hebreo en su viaje por el desierto). Otras fuentes también afirman que la propia Torá también se encuentra en el interior de ésta.

Supuestamente el Arca fue llevado al Templo de Jerusalén construido por el Rey Salomón.

Según las Sagradas Escrituras, dos querubines de oro protegían con sus alas el Arca de la Alianza. Esta reliquia desapareció cuando los hebreos y los filisteos se enfrentaron en una batalla. Los filisteos se apoderaron de ella y como Dios no aceptaba esta acción, decidió castigar a los filisteos con una epidemia.

El profeta Samuel pudo recuperar el Arca y posteriormente el rey David hizo que fuera trasladada a Jerusalén de nuevo.

Se cuenta que el Arca paso de mano en mano, y su ubicación a día de hoy es desconocida, si es que ésta existió alguna vez. La obsesión de algunas personas en encontrarlo y descubrir el poder que contiene, hizo que incluso los nazis lo buscaran… Pero esa es otra historia.

Un poder que en mi opinión desapareció para evitar la codicia humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *