La isla de las muñecas de Xochimico

Isla de las muñecas

Al sur de la Ciudad de México, está el barrio de Xochimico. En sus famosos canales de agua puede encontrar una pequeña isla que nunca pretendió ser un destino turístico. La isla es conocida como la Isla de las Muñecas.

Está dedicada a una pobre niña que enfrentó su destino demasiado pronto, en extrañas circunstancias.

En Xochimico viven miles de personas, pero esta pequeña isla es hogar de cientos de muñecas terroríficas. Extremidades cortadas, cabezas decapitadas y ojos en blanco adornan los árboles.
Las muñecas son terroríficas incluso a la luz del sol de la mañana, pero en la oscuridad, son particularmente inquietantes.

Muñecas colgadas en la isla de las muñecas

La leyenda dice que una niña fue encontrada ahogada en circunstancias misteriosas hace muchos años en esta isla y que las muñecas están poseídas por su espíritu. Las leyendas de la zona dicen que las muñecas mueven sus cabezas y brazos e incluso abren los ojos.

Algunos testigos afirman que habían oído a las muñecas susurrar unas a otras, mientras que otros que estaban en un bote cerca de la isla dijeron que las muñecas los atrajeron hacia la misma.

Por supuesto, estos testigos están exagerando y la isla no está poseída de ninguna manera, pero la verdad es que la Isla de las Muñecas es un lugar muy espeluznante que marca a cualquier visitante.

Pero, ¿cómo llegan todas estas muñecas espeluznantes a la isla?

Don Julián Santana Barrera fue el cuidador de la isla. La historia dice que Julián encontró a una niña pequeña ahogada en circunstancias misteriosas y no pudo salvar su vida.

Poco después, Julián vio una muñeca flotante cerca de los canales. Probablemente la muñeca pertenecía a la niña.
Cogió la muñeca y la colgó en un árbol, como una forma de mostrar respeto y apoyar el espíritu de la niña.

Isla de las muñecas

Otros cuestionan la existencia de la niña ahogada. Los informes concluyen que Julián ha inventado la historia de la niña debido a su soledad.

Julián aparentemente fue perseguido por el espíritu de la niña y comenzó a colgar más muñecas en un intento por complacer a su espíritu.

Pronto se dio cuenta de que el espiritu de la niña muerta poseía a las propias muñecas, y continuó recolectando muñecas espeluznantes que colgaban sobre toda la isla.

Según los que estaban cerca de él, era como si Julián fuera impulsado por una fuerza invisible que lo cambió por completo. Aparentemente, estaba muy marcado por el hecho de que no pudo salvar la vida de la niña.

Después de 50 años de coleccionar muñecas y colgarlas en la isla, Julián fue encontrado muerto, ahogado en el mismo lugar donde lo hizo la niña.
Muchas personas en la isla creen que Julian se ha unido a los otros espíritus que viven allí.

Tumba de Julián Santana

Los lugareños son muy fieles a que la Isla de las Muñecas es un lugar encantador. Después de la muerte de Julián en 2001, se ha convertido en una atracción turística, donde los visitantes contribuyen trayendo más muñecas.

Desde la muerte de Julián, la isla se ha vuelto muy famosa e incluso ha aparecido en muchos artículos y programas de televisión.
Aunque la acción de Don Julián fue inocente e incluso admirable, terminó siendo retratada como un verdadero destino turístico de terror.
Los ojos sin alma siguen a los visitantes cuando visitan la pequeña isla (que en realidad es un jardín flotante).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *