La leyenda del lagarto de Jaén

Monumento del lagarto de Jaén

Una de las expresiones mas famosas de Jaén y sus habitantes es: “¡Vas a reventar como el lagarto de Jaén!” (refiriéndose a cuando comes mucho).

Si eres de Jaén o tienes familiares allí, lo sabrás. Para quien no lo sepa, esta frase popular, viene de una antigua leyenda.

Dice la leyenda, que había un lagarto cerca de una fuente, en el barrio de la Magdalena, y todo aquel que se acercaba por allí era atacado por el animal. Ovejas de pastores, aguaderas y niños, eran parte de sus víctimas.

La gente del pueblo estaba desesperada e intentaron buscar ayuda para que mataran al lagarto, también llamado dragón por algunos.

La leyenda tiene varias versiones, pero una de ellas es la mas famosa.

Se dice que un preso se ofreció para dar muerte al lagarto, claro está, a cambio de su libertad. Lo que pidió este preso fue un caballo, pan recién hecho y una bolsa de pólvora o dinamita (no está muy claro).

El preso fue directamente a la fuente, donde rondaba el lagarto. El lagarto se dio cuenta de su presencia y fue a por el preso a muerte. Inmediatamente el preso le lanzó el pan como cebo para que lo siguiera. El preso llevó al lagarto hasta la plaza de San Ildefonso, donde con destreza lanzó el saco de pólvora o dinamita, y el lagarto lo engulló todo en ese momento. Según terminó de engullirlo, el lagarto explotó.

De ahí la frase mencionada anteriormente: “¡Vas a reventar como el lagarto de Jaén!”.

Imaginamos que el pobre preso consiguió su libertad.

En 2009, la leyenda fue expuesta como uno de los diez tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España. Y candidata a convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *