La oveja Dolly: la primera clonación de un mamífero adulto

Oveja Dolly

La oveja Dolly sería un animal normal como otro si no fuera porque fue el primer mamífero adulto en ser clonado con “éxito”. Este avance científico fue realizado por el biólogo británico Ian Wilmut y sus compañeros del Instituto Roslin, cerca de Edimburgo, Escocia.

Es verdad que ya se habían creado clones anteriormente con éxito, pero solo en especies pequeñas, como las ranas.

Durante décadas, los científicos habían intentado y no habían podido clonar mamíferos de adultos existentes. Los científicos se daban cuenta de que, a través del proceso de diferenciación, las células de mamíferos adultos pierden totipotencia, la capacidad de convertirse en cualquiera de los diferentes tipos de células necesarios para hacer un animal completo y viable. Se presumió que el proceso era irreversible. La exitosa creación de Dolly, sin embargo, demostró lo contrario.

Oveja Dolly

Dolly fue clonada de una célula de glándula mamaria tomada de una oveja adulta. Wilmut y su equipo de investigadores en Roslin la crearon usando pulsos eléctricos para fusionar la célula mamaria con un óvulo no fertilizado, cuyo núcleo había sido eliminado.

De las 13 ovejas receptoras, una quedó embarazada, y 148 días después, que es esencialmente una gestación normal para una oveja, nació Dolly.

La oveja Dolly fue clonada con éxito en 1996 al fusionar el núcleo de una célula de glándula mamaria de una oveja Finn Dorset en una célula de huevo enucleada tomada de una oveja Scottish Blackface, llevado a término en el útero de otra oveja Scottish Blackface. Dolly era una copia genética de la oveja Finn Dorset.

Dolly permaneció viva mucho tiempo después de su nacimiento, con un corazón, hígado, cerebro y otros órganos funcionales.

La técnica utilizada se conoció como transferencia nuclear de células somáticas (SCNT).

El 14 de febrero de 2003, Dolly fue sacrificada por veterinarios después de que se descubriera que padecía una enfermedad pulmonar progresiva. Su cuerpo fue preservado y exhibido en el Museo Nacional de Escocia en Edimburgo.

Este animal vivió entre 1996 y 2003. Dolly marcó un hito en la ciencia, disipó décadas de presunción de que los mamíferos adultos no podían ser clonados e inició un debate sobre los muchos posibles usos y abusos de la tecnología de clonación de mamíferos.

Una oveja que se convirtió en historia, dejando que los humanos jugaran a ser Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *