La religión en el Imperio Inca

Viracocha inca
Dios Viracocha (Wikimedia Commons)

Como en todas las culturas, la religión era algo muy importante para el pueblo Inca.

Los incas diferenciaban el mundo en tres partes distintas: estaba el Hanan Pacha, el cual se refería al mundo celestial o supraterrenal, también el mundo del presente, que se denominaba Kay Pacha, y por su puesto el Uku Pacha, mundo de los muertos.

Estos tres mundos habrían sido creados por el Dios Viracocha, o también conocido por Apu Qun Tiqsi Wiraqucha, el cual se cree que seria su nombre completo. Este Dios de todo lo creado, así lo denominaban, solo estaba destinado a la parte noble de los habitantes del Imperio Inca.

El dios más conocido e importante para los incas, era el Dios Inti o Dios sol (una adoración que podemos observar en otras religiones). A parte de ofrecerle presentes, ser adorado y representado en muchos santuarios, también en ciertas fechas festivas, como entre los meses de abril y julio, se celebraba la Capac Hucha, una fiesta de gratitud, donde sólo en algunas ocasiones especiales se le ofrecían sacrificios humanos.

Es curioso destacar que la esposa de Inti fuese Mama Quilla, que como no podía ser de otra manera, era la Luna (una diosa que en otras culturas era la deidad principal).

Una importantísima diosa, encargada de fertilizar los campos, era la Madre Tierra (Pacha Mama). Esta última no sólo era la encargada de los campos y de la atribución de los alimentos, ya que los incas también tenían una diosa de los alimentos llamada Mama Sara, a la cual se la pedía que hubiese gran abundancia de maíz, coca y papas.

Para calmar el mar y pedir buena fortuna de pesca en abundancia, le rendían culto a Mama Cocha. la cual era representativa de todo lo femenino en la cultura inca.

Evidentemente, en una cultura politeísta habían muchos más dioses, lo que llamaríamos dioses menores, los cuales servían al pueblo para pedirles favores o soluciones a sus problemas diarios.

Un Imperio que demostró su gran avance tecnológico y religioso antes de ser abatido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *