La última etapa de la Edad de Piedra: el Neolítico

Sabemos que la Prehistoria se divide en dos edades: la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

En la Edad de Piedra encontramos el Neolítico, la última de sus fases. Esta etapa empezó con la aparición de la agricultura y la ganadería. La palabra Neolítico significa “piedra nueva”, y esto explica la aparición de herramientas más modernas, como la hoz y la azada. Esto dio pie a poder cultivar la tierra y poder conseguir alimentos a partir de la siembra de distintos cereales como el trigo y la cebada.

En la etapa del Neolítico los seres humanos empezaron a aprender a domesticar animales como: cabras, ovejas y vacas. Esto les ofreció la oportunidad de tener carne, leche y poder confeccionar pieles.

Por este motivo estos humanos dejaron de ser nómadas y se convirtieron en sedentarios, ya que nunca más dependerían de encontrar comida.

En el Neolítico se empezaron a crear los primeros poblados. Estos asentamientos se construían alrededores de ríos, donde el agua abundaba y la tierra era más fértil. Al tener tantos recursos la población experimentó un aumento de individuos. Como las ciudades también empezaron a ser más grandes, las estructuras sociales también cambiaron y empezaron a salir los llamados “jefes de tribus”, los cuales se encargaban de la seguridad y el orden del poblado.

Uno de los inventos más importantes de esta etapa fue la rueda, la cual ayudó a mejorar el trabajo y el comercio entre poblados. Otra de las prácticas que surgieron gracias a este invento fue lo que llamamos el trueque (intercambio de productos).

Otros descubrimientos importantes fueron la alfarería, las construcciones megalíticas… etc. El descubrimiento de los telares ayudó a confeccionar piezas como ropas de abrigo, velas para navegar, entre otros productos. Esta evolución fue mejorando con el descubrimiento de los metales, y la mejora de herramientas. Este momento dio pie a la Edad de los Metales.

Una evolución magnífica que nos ha proporcionado el ser lo que somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *