La vida universitaria en la Edad Media

Fachada de la Universidad de Salmanca
Fachada de la Universidad de Salamanca, España.
Victoria Rachitzky/Wikimedia commons

En el siglo XII, las universidades en Europa estaban al alza. Con 52 universidades distribuidas por todo el continente, se empezó a contribuir con la intelectualidad, algo no común, debido a que este gremio era poco conocido. Comprensible, si damos cuenta de que la mayoría de los mortales eran analfabetos.

Tenemos que quitarnos de la cabeza que esta vida universitaria nada tenía que ver con la actualidad.

A la temprana edad de la adolescencia, 14 años más o menos, estos estudiantes llegaban a la universidad con los conocimientos básicos de la escritura, lectura y gramática del latín. Debemos destacar que estos “adolescentes” en su mayoría eran gente proveniente de familias de alto nivel adquisitivo, ésto era debido a que nada salía gratis. Tenían que hacerse cargo de los gastos de alojamiento, enseñanza, vestimenta, comida, y en algunos casos, dinero destinado a diversión y fiestas. En algunas ocasiones, las que menos, podían optar a una “beca”, la cual era pagada por algún caritativo millonario, o si pertenecías a una congregación religiosa el coste solía ser cero.

En los primeros años, estos alumnos dedicaban su tiempo al estudio de las Artes liberales: leer, repetir, memorizar, comentar y comprender, etc… Estos eran algunos de los exámenes que estos alumnos debían de aprobar para alcanzar el título de “bachiller”. Todo esto solía concurrir en un plazo de unos 6 años.

Una vez superado tal calvario, debían de decidir si retirarse de los estudios o ir a por un nivel más. Tenían la opción de continuar con el nivel superior del estudio de las artes o elegir una carrera más especializada y nada fácil de llevar. Las carreras especializadas podían llevar por el camino de la medicina, el derecho o la teología.

Una carrera de medicina podía durar hasta 10 años, derecho unos 12 años, artes unos 6, y la más tediosa, teología, podía alcanzar la friolera de 15 años.

Algunas universidades poseían guardia dentro del complejo, y en algunas hasta pequeñas cárceles, ya que los enfrentamientos entre facultades podían llegar a ser un grave problema.

Aprendizaje para ricos, en un mundo de pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *