Los 25 puntos: Programa del Partido Obrero Alemán

De izquierda a derecha: Heinrich Himmler, Martin Mutschmann, Wilhelm Frick, Joseph Goebbels, Adolf Hitler, Julius Schaub, Franz von Epp, Hermann Göring.
De izquierda a derecha: Heinrich Himmler, Martin Mutschmann, Wilhelm Frick, Joseph Goebbels, Adolf Hitler, Julius Schaub, Franz von Epp, Hermann Göring.
(Wikimedia Commons)

El 24 de febrero de 1920 en la ciudad de Múnich, frente a 2000 personas, Adolf Hitler presentaba el programa del Partido Obrero Alemán. Esa misma noche el partido cambiaría su nombre al de Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

Estos 25 puntos de los que constaba el programa regirían al Partido Nazi hasta su prohibición en 1945.

Juzguen ustedes mismos:

  1. Exigimos la unificación de todos los alemanes en una Gran Alemania, en la base del derecho de autodeterminación del pueblo.
  2. Exigimos la igualdad de derechos para el pueblo alemán con respecto hacia otras naciones; y la abrogación de los tratados de paz de Versalles y St. Germain.
  3. Exigimos más tierras y territorios para el sustento de nuestro pueblo y la colonización para el sustento de nuestra sobrepoblación.
  4. Sólo un miembro de nuestra raza puede ser un ciudadano. Un miembro de la raza solo puede ser aquel que posee sangre alemana, sin importar su credo. En consecuencia, ningún judío puede ser miembro de la raza, y por ende, ser ciudadano alemán.
  5. Aquel que no posee la ciudadanía alemana puede vivir en calidad de huésped y tiene que estar bajo la autoridad de legislación para extranjeros.
  6. El derecho de determinar asuntos relacionados con la administración y la ley pertenece solo a la ciudadanía. Por lo tanto, exigimos que cada cargo público, de cualquier tipo, ya sea del Reich, el condado o el municipio, sea ocupado solamente por ciudadanos alemanes. Combatimos contra la corrupta economía parlamentaria y quienes ocupan cargos públicos de acuerdo a inclinaciones partidistas, sin considerar el carácter y las habilidades del individuo.
  7. Exigimos que el Estado deba encargarse primero de proporcionar un sustento y modo de vida para los ciudadanos. Si es imposible sostener la población total del Estado, entonces los miembros de las naciones extranjeras (no-ciudadanos) deben de ser expulsados del Reich.
  8. Cualquier tipo de inmigración de no-ciudadanos debe ser detenida. Exigimos que todos los no-alemanes, quienes han inmigrado hacia Alemania desde el 2 de agosto de 1914, serán obligados a abandonar inmediatamente el Reich.
  9. Todos los ciudadanos deben tener los mismos derechos y responsabilidades.
  10. La primera obligación jurídica de cada ciudadano es la de tener que trabajar productivamente, tanto de forma física como psicológica. La actividad del individuo no es contrarrestar los intereses de la universalidad, sino obtener su resultado en el marco del todo para el beneficio de los demás. En consecuencia, exigimos:
  11. La abolición de los ingresos no pagados (tanto por obreros como trabajadores), y la eliminación de las deudas de esclavitud (intereses).
  12. En consideración hacia el monstruoso sacrificio de sangre y propiedades que la guerra le arrebataba al pueblo alemán, el enriquecimiento personal a través de una guerra tiene que ser considerado como un delito en contra del pueblo. Por lo tanto, exigimos la confiscación absoluta de todos los beneficios obtenidos por la guerra.
  13. Exigimos la nacionalización de todas (anteriores) las industrias asociadas (fideicomisos).
  14. Exigimos una división de beneficios de todas las industrias pesadas.
  15. Exigimos una expansión a gran escala del sistema de pensiones de adultos retirados.
  16.   Exigimos la creación de una clase media sana y conservada, la comunalización inmediata de los grandes almacenes y su arrendamiento a bajo costo de las pequeñas empresas, y una mayor consideración de todas las pequeñas empresas mediante contratos con el Estado, condado o municipio.
  17. Exigimos una reforma agraria adecuada a nuestras necesidades, la promulgación de una ley para la expropiación gratuita de terrenos con fines de utilidad pública, la abolición de los impuestos sobre bienes inmuebles y la prevención de toda especulación en los terrenos.
  18. Exigimos la lucha sin consideración contra aquellos cuyas actividades son perjudiciales para el interés general. Los delincuentes comunes nacionales, usureros, especuladores y otros serán castigados con la pena de muerte, sin hacer distinción por su credo o raza.
  19. Exigimos la sustitución de una ley anglosajona alemana, que está al servicio de un orden mundial materialista, en lugar de una ley romana.
  20. El Estado debe ser el responsable de una reconstrucción fundamental de todo nuestro programa nacional de educación, para permitir que todos los alemanes competentes y trabajadores reciban una educación superior, y posteriormente, se inserten en los cargos de liderazgo. Los planes de instrucción de todas las instituciones educativas deben ajustarse con las experiencias de la vida práctica. La comprensión del concepto de Estado debe ser defendida por la escuela [Staatsbürgerkunde] desde el comienzo de su entendimiento. Exigimos la educación a expensas del estado de los niños superdotados de padres pobres, sin hacer consideración hacia su cargo o profesión.
  21. El Estado debe velar por una mejor salud estatal, protegiendo a la madre y a su hijo, aboliendo el trabajo infantil, y alentando la aptitud física mediante el establecimiento legal de un gimnasio y hacer deporte obligatorio, con el máximo apoyo de todas las instituciones preocupadas con la instrucción física de los jóvenes.
  22. Exigimos la abolición de todas las tropas mercenarias, y la formación de un ejército nacional.
  23. Exigimos la oposición legal hacia las mentiras conocidas y su promulgación por medio de la prensa. Para permitir el suministro de una prensa alemana, exigimos que: a) Todos los escritores y empleados de los diarios que aparezcan en lengua alemana deban ser miembros de la raza; b) Se requiere que los periódicos no-alemanes deban tener el permiso expreso del Estado para que sean publicados. No pueden ser impresos en alemán. c) A los no-alemanes se les prohíbe por ley cualquier interés financiero en publicaciones alemanas o cualquier influencia sobre ellos, por lo que en caso de violarse esta ley, se castigará mediante el cierre de esa publicación, como la expulsión inmediata del Reich del no-alemán responsable. Las publicaciones contrarias al bien general deben ser prohibidas. Exigimos el procesamiento legal de todos aquellos movimientos literarios y artísticos que ejercen una influencia destructiva en nuestra vida nacional y el cierre de aquellas organizaciones que se oponen ante las demandas anteriormente mencionadas.
  24. Exigimos la libertad de culto para todas las denominaciones religiosas dentro del Estado, siempre y cuando estas no pongan en peligro su existencia, ni se opongan a los sentidos morales de la raza aria. El Partido como tal defiende el punto de vista de un cristianismo positivo, sin obligarse confesionalmente a ninguna denominación. Esto combatirá el espíritu materialista judío dentro y alrededor de nosotros, y está convencido de que una recuperación duradera de nuestra nación solo puede tener éxito desde dentro del marco: el bien común antes del bien individual. (Gemeinnutz geht vor Eigennutz).​ También ha sido traducido como “El bien del Estado ante el bien del individuo”.​
  25. Para la ejecución de todas estas demandas, exigimos la formación de un fuerte poder central hacia el Reich. La autoridad ilimitada del parlamento central sobre todo el Reich y sus organizaciones en general. La conformación de cámaras estatales y profesionales para la ejecución de las leyes realizadas por el Reich dentro de los diversos estados de la confederación. Los líderes del partido prometen, si es necesario mediante el sacrificio de sus propias vidas, apoyar mediante la ejecución de los puntos expuestos anteriormente sin consideración alguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *