Los Castrati: los jóvenes cantantes castrados

castrati Farinelli

Desde el siglo XVII hasta finales del XX en la Europa opulenta de la alta sociedad, los castrati eran niños, normalmente huérfanos o con pocos recursos, los cuales eran castrados para poder mantener sus voces angelicales y agudas de soprano. De esta manera podían cantar en óperas u otra clase de obras artísticas. Los castrati fueron muy populares durante el Barroco, siendo Italia el país donde más se les apreciaba.

La práctica de castrar a estos jóvenes fue debida a que en esos siglos las mujeres no tenían derecho a cantar en estos actos. Las leyes papales no lo permitían.

La solución fue castrar a niños para que las voces de éstos fueran lo más parecido a las de una mujer.

La mayoría de los castrati no solían alcanzar la fama, pero los que si la conseguían eran tratados con mucho respeto y remunerados con grandes cantidades de dinero. Tenemos el ejemplo de uno de los más famosos castrati, el conocido Farinelli, del cual podemos ver una película biográfica dedicada a el.

Desafortunadamente no era todo color de rosas, ya que muchos de ellos al ser castrados solían morir de septicemia o desangrados por mala praxis.

También, al no poder dejar embarazadas a las mujeres, los castrati solían ser muy solicitados por las féminas de la alta sociedad para mantener relaciones sexuales y así no tener problemas en el futuro trayendo al mundo hijos ilegítimos.

En el siglo XIX la voz de los castrati fue eliminada de los espectáculos, ya que decidieron incluir la figura de la mujer, aunque permaneció en el ámbito religioso.

Un gran sacrificio obligado que muchos niños tuvieron que sufrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *