Los Dioses en la Antigua Grecia

La asamblea de dioses, principalmente los doce olímpicos, reciben a Psique (Loggia di Psiche, 1518-19, de Rafael Sanzio)
La asamblea de dioses, principalmente los doce olímpicos, reciben a Psique (Loggia di Psiche, 1518-19, de Rafael Sanzio)

Maldad, debilidad, fertilidad… Eran algunas de las características que poseían los antiguos Dioses en Grecia. La forma humana y todos sus pecados y virtudes eran características reflejadas del ser humano.

El pueblo griego tenia siempre presente a estos Dioses, bien porque los adoraban, o bien por escuchar mitos y leyendas sobre ellos en la tierra.

Los Dioses gobernaban y decidían sobre los humanos desde el Monte del Olimpo, el hogar de los Dioses que veremos a continuación:

Zeus de Esmirna, desenterrado en el año 1680 (Louvre)
Zeus de Esmirna, desenterrado en el año 1680 (Louvre)

El más importante y con más poder era Zeus, que podía impartir justicia lanzando rayos y truenos desde el Olimpo. Su peculiar defecto era el increíble deseo que tenia por poseer físicamente a los humanos. Podía transformarse en animales, lluvia e incluso en jóvenes humanos, para poder acostarse con mujeres, hombres y hasta menores de edad.

Su hermano mayor Poseidón era el Dios de los mares. Junto a su tridente, y con solo moverlo, era capaz de causar maremotos y tormentas.

Al contrario de todos los demás dioses, Hades, que también era hermano de Zeus, no vivía en el Olimpo, debido a que el era el Dios de los muertos y como tal dominaba el submundo. A pesar de su cometido no es un dios asociado al mal.

La Hera Campana. Copia romana en mármol del original griego, siglo II  (Wikipedia)
La Hera Campana. Copia romana en mármol del original griego, siglo II (Wikipedia)

Hera, la tercera mujer y hermana de Zeus, es la reina del Olimpo. Su función era la de proteger el matrimonio. Con un carácter vengativo, tanto con las amantes de Zeus como con los hijos de las mismas, Hera simbolizaba la unión del hombre y la mujer.

La más bella de todas y nacida del mar y la espuma era Afrodita, la diosa del amor. También era esposa de Hefesto, hijo de Zeus y Hera, aunque también tenia relaciones con otros dioses y humanos.

Hefesto, al nacer tan débil y deforme fue abandonado y tirado a la mar, por orden de su madre Hera. Las ninfas le rescataron y fue convertido en un simple pero famoso artesano. Los dioses al ver lo impresionante que era en su trabajo, lo llevaron al Olimpo y lo nombraron dios del fuego y la forja.

Apolo era el dios de las artes, tales como la música y la medicina. También es hijo del Zeus y de una Titán.

La hermana gemela de Apolo y famosa por llevar un arco en las manos era Artemisa, diosa de la caza y defensora de todos los animales.

Estatua de Ares en la villa Adriana (Tívoli)
Estatua de Ares en la villa Adriana (Tívoli)

Si hablamos de guerra, en el primero que tenemos que pensar es en Ares, el Dios de la guerra. Se decía que con un solo grito podía matar a un humano. También era uno de los amantes de Afrodita.

Otra guerrera con lanza y escudo era Atenea, diosa de la sabiduría e hija de Zeus y su primera mujer Métis.

También tenemos a Hermes, que era protector de mercaderes y viajeros. Hijo de Zeus y de la diosa Maia, este dios era famoso por ser un poco mentiroso, e inventarse historias que jamás pasaron.

Incestos, matrimonios, pecados innombrables y todo tipo de relaciones… Estos dioses manejaban a los griegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *