Los sacrificios mayas y sus rituales

Sacrificios Mayas

No hace falta resaltar que la gran civilización maya logró impresionantes avances en escritura, astronomía, matemáticas y por supuesto arquitectura, la cual perdura hasta el día de hoy.

Pero sí, esta gran civilización avanzada creía en los sacrificios humanos, algo que no nos debería sorprender en exceso debido a que estamos hablando de civilizaciones antiquísimas.

La decapitación y los rituales de extracción del corazón eran algunos de los sacrificios mayas que se solían producir, pero existían más.

En el último caso del que hemos hablado anteriormente, la víctima era llevada a la cima del Templo donde se le extraía el corazón y a un latiente se le ofrecía a los dioses. Pero la verdad es que lo más común era la decapitación, o directamente la caída forzosa por las escaleras del templo, con la victima atada.

Los métodos tenían mucho que ver con quién estaba siendo sacrificado y con qué propósito. Los prisioneros de guerra solían ser destripados. Cuando el sacrificio se vinculaba religiosamente con el juego de pelota, era más probable que los prisioneros fueran decapitados o empujados por las escaleras.

Para los mayas, los sacrificios humanos estaban asociados con el juego de pelota. El juego consistía en que una pelota de goma dura era golpeada por jugadores que usaban principalmente sus caderas. A menudo tenía un significado religioso, simbólico o espiritual. A veces, el juego de pelota se convertía en una especie de continuación a una batalla victoriosa. Los guerreros cautivos de la tribu vencida se verían obligados a jugar y luego se sacrificaba a los perdedores.

Chichén Itzá México sacrficios mayas

Una famosa imagen tallada en piedra en Chichén Itzá muestra a un jugador victorioso que sostiene en alto la cabeza decapitada del líder del equipo contrario.

Para los mayas, la muerte y el sacrificio estaban espiritualmente vinculados a los conceptos de creación y renacimiento. Los sacrificios a menudo marcaban el comienzo de una nueva era. Esto podría ser la ascensión de un nuevo rey o el comienzo de un nuevo ciclo en el calendario. Estos sacrificios, destinados a ayudar en el renacimiento y la renovación de la cosecha y los ciclos de vida, a menudo los llevaban a cabo sacerdotes o nobles, especialmente el rey. Los niños a veces también fueron utilizados como víctimas de sacrificios.

Otro tipos de sacrificios mayas eran los que consistían en la sangría. En el Popol Vuh los mayas perforaban su piel para ofrecer sangre a los dioses Tohil, Avilix y Hacavitz. Los reyes y nobles mayas atravesaban su carne, generalmente genitales, labios, orejas o lenguas, con objetos afilados como espinas de raya. Tales espinas se encuentran a menudo en tumbas de la realeza maya. Los nobles mayas se consideraban semi-divinos, y la sangre de los reyes era una parte importante en estos rituales, a menudo relacionados con la agricultura.

No sólo los nobles masculinos, sino también las mujeres, participaron en la sangría ritual. La sangre vertida se solía depositar sobre la corteza de un árbol y posteriormente era quemada. Se creía que el humo ascendente podría abrir una especie de puerta de enlace entre los mundos divinos y el mundo donde vivían.

Una civilización magníficamente avanzada con tradiciones bastante sangrientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *