Todo lo que no sabías de la ejecución de Luis XVI

Todo lo que no sabías de la ejecución de Luis XVI
Ejecución de Luis XVI – grabado en cobre plateado 1793 (Wikimedia Commons)

Uno de los días más señalados dentro de la Revolución Francesa fue la ejecución de Luis XVI, el 21 de enero de 1793.

No fue una decisión drástica, sino que fue una decisión tomada bajo sufragio. Sólo 53 votos de diferencia le separaron de un destierro o cadena perpetua y le llevaron al cadalso que se situó en la actual plaza de la Concordia de París (antigua plaza de la Revolución).

Su último día vivo comenzó pronto, sobre las 5:00 de la mañana. Tras confesarse e ir a misa para comulgar por última vez, eligió seguir el consejo de Edgeworth (su confesor que le acompañaba en todo momento) y rechazó ver por última vez a su familia, que permanecía encarcelada en la misma prisión, la del Temple.

Duplessis – Louis XVI de Francia, ovalado, Versalles (Wikimedia Commons)

El camino en carruaje se hacía largo hasta la muerte, pero todavía aguardaba la última esperanza. Se había planeado un asalto para ayudar al rey a escapar y ser escondido en una casa. El plan fracasó, pues varios de sus seguidores fueron descubiertos y otros asesinados. Sólo uno pudo escapar.

Eran las 10:00 en punto, y el carruaje hacía su entrada en la plaza y el cadalso. La guillotina cayó y en vez de seccionar su cuello, lo hizo con la parte baja de su cráneo y su mandíbula.

Un grito de “¡Viva la República!”, junto al sonido atronador de la artillería, puso punto y final a la vida en este mundo de Luis XVI.

One thought on “Todo lo que no sabías de la ejecución de Luis XVI

  1. Toda esa muerte para que al final llegara un emperador más brutal. Es materia de estudio ver como la misma situación se repite en varios capítulos de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *